Usted está aquí

Inicio

PROGRAMA PASER. CAMPAÑA 2012.

El grupo de anillamiento CHAGRA, entre el 1 de mayo y el 20 de julio, ha realizado 10 jornadas de anillamiento correspondientes a la XV edición del programa PASER (Plan de Anillamiento para el Seguimiento de Especies Reproductoras). Este programa se inició en 1998 en el arroyo de Calamocarro, en la  ZEPA (Zona de especial protección para las aves) de Benzú-Calamocarro, realizándose un seguimiento de la evolución de la avifauna nidificante en esta importantísima zona. Los objetivos y la metodología han quedado expuestos en los números 1 al 6 de esta revista, también se pueden consultar a través del siguiente enlace:

http://www.seo.org/programa_seccion_ficha.cfm?idPrograma=6&idArticulo=246

RESULTADOS

Se ha obtenido un índice de 230 aves adultas y 296 jóvenes (nacidos durante dicho periodo reproductor), correspondientes a 20 especies diferentes. No se han tenido en cuenta las especies consideradas  en migración en el momento de su captura.

El número de parejas reproductoras ha aumentado 45 puntos porcentuales con respecto a 2010. Entre las especies más beneficiadas se encuentran el Petirrojo, el Ruiseñor Común, las Currucas Cabecinegra y Capirotada, el Papamoscas Gris, el Herrerillo Africano y el Verderón común. Asimismo otras especies han visto mermado ligeramente su número, como el Chochín, el Pinzón Vulgar y el Verdecillo.

La población actual de adultos reproductores se sitúa en el 94 %  con respecto a la población inicial observada en los años 1998/2000, primeros años de estudio (Fig. nº 1).

El índice de productividad (porcentaje de jóvenes) ha sido del 56 %, tan sólo 1 punto por debajo de la media histórica.

La tasa de recuperación de adultos ha sido del 36%, 11 puntos por encima de la media.

CONCLUSIONES

Con este aumento de la población reproductora se confirma la tendencia de la tímida y esperanzadora recuperación observada en 2010 y 2011, rompiendo de esta forma la alarmante y continua disminución observada desde el año 1999 hasta el 2009, que alcanzó la cota más baja en 2003, año que quedó reducida al 30% (teniendo como referencia de partida la media de los años 1998/2000).

La productividad se encuentra en unos niveles aceptables, en torno a la media histórica de la zona.

El índice de recuperación de adultos ha sido muy alto, confirmando la permanencia en la zona de aves reproductoras.

Es importante resaltar que, desde la declaración de  Reserva de Caza  del arroyo de Calamocarro en 2009, la avifauna reproductora ha aumentado en 49 puntos porcentuales, por lo que se estima que la adopción de tal medida de protección ha sido altamente favorable para las especies establecidas en la zona.

El Verdecillo vuelve a ser la especie más representativa, junto con el Petirrojo, la Curruca Capirotada, la  Curruca Cabecinegra , el Herrerillo Africano y el Pinzón Vulgar.