Usted está aquí

Inicio

PROGRAMA PASER. CAMPAÑA 2007.

El grupo de anillamiento CHAGRA, entre el 10 de Abril y el 20 de Julio, ha realizado seis jornadas de anillamiento correspondientes al programa PASER (Plan de Anillamiento para el Seguimiento de Especies Reproductoras). Con ésta son ya diez las campañas initerrumpidas realizadas.

La estación PASER de Ceuta está situada en el Arroyo de Calamocarro, en la  ZEPA (Zona de especial protección para las aves) denominada Benzú-Calamocarro, realizándose un seguimiento de la evolución de la avifauna nidificante en esta importantísima zona.

RESULTADOS

Durante la presente edición se estima un índice de 126 aves adultas y 236 jóvenes (nacidos durante el presente año), correspondientes a 17 especies diferentes.

Los adultos reproductores han aumentado sus efectivos un 8% con respecto al año 2006, situándose  en el 51 %  de la población estimada durante los primeros años de estudio (fig. nº 1).

Las especies más mermadas son el Chochín, la Curruca Cabecinegra, el Papamoscas Gris, el Pinzón Vulgar, el Verdecillo, el Jilguero, y el Escribano Soteño, que se encuentran entre el 20 y el 54 % de la población original.

El Petirrojo ha aumentado considerablemente su población, aunque sólo representa el 7% deLa regresión observada en el Verdecillo es la causante, en gran medida,  de la disminución observada en el conjunto de la población reproductora: en los primeros años los adultos reproductores de esta especie conformaban el 28% de total, mientras que en la actualidad tan solo alcanzan el 2,4 %.

La productividad (porcentaje de aves jóvenes nacidos en el año  con respecto a los adultos) ha sido superior a la media (fig. nº 2) y la tasa de recuperación de adultos inferior a la media (fig. nº 3).

CONCLUSIONES

La población reproductora sufrió una alarmante y continua disminución desde el año 1999, quedando reducida al 30% en el año 2003. A partir del 2004, con algún altibajo,  se ha incrementado ligeramente hasta situarse en el 51,6 %, teniendo como referencia de partida la media de los años 1998/2000.

Este ligero incremento confirma la estabilización de la población en estos niveles, observada a partir del 2004, tras el punto de inflexión en la inexorable tendencia negativa que se mantuvo desde el año 1999 al 2003.

Habrá que esperar a futuras campañas para comprobar la evolución de estas poblaciones reproductoras del Arroyo de Calamocarro, si se estacionan definitivamente, o si, por el contrario, continúan con la esperanzadora y tenue recuperación observada estos últimos años.

Apuntar que la actividad de motoristas incontrolados sigue produciéndose y que de nuevo vuelve a observarse ganado suelto (borregos).

Las especies para las que se siguen concediendo licencias de caza (Jilguero, Pardillo y Verderón) apenas si son capturadas para su  anillamiento y estudio durante la época  reproductora.