Usted está aquí

Inicio » Blogs » blog de SeoCeuta

Investigador ceutí descubre nueva especie de coleóptero.

Publicado en el diario El Pueblo de Ceuta, el Jueves, 7 de Enero de 2016.

Para ver el articulo publicado en la Revista Graellsia (Revista de Entomología Ibérica) pincha aquí.

José Luis Ruiz, decano de Ciencias del Instituto de Estudios Ceutíes, identifica al Tropinota IEC, una nueva especie de coleóptero hasta ahora desconocida. 

Tropinota iec

La comunidad científica ceutí está de enhorabuena debido al descubrimiento e identificación concreta de una nueva especie animal, concretamente un extraño coleóptero.

José Luis Ruiz García, decano de Ciencias del Instituto de Estudios Ceutíes, ha logrado descubrir e identificar plenamente ante la comunidad científica internacional a un nuevo animal hasta ahora desconocido. Se trata de un coleóptero y es una nueva especie de Tropinota (Mulsant 1842), del subgénero Epicometis (Burmeister), que se encuentra en la zona norte de Marruecos.

Se trata del denominado Tropinota IEC, una especie que presenta características singulares. El autor ha escrito un artículo en la prestigiosa revista Gresilia, especializada en ciencia.Los principales caracteres diagnósticos del mismo: pronoto sin áreas lisas y la quinta interestría no fuertemente elevada a modo de costilla ni bifurcada en la base.

Desde mediados de la década de 2000, el género Tropinota (Mulsant, 1842) viene siendo objeto de revisión parcial y análisis crítico, lo que ha propiciado, por un lado, la descripción de algunas especies nuevas en regiones cuya fauna de Scarabaeoidea es relativamente bien conocida (Tropinota ilariae (Dutto, 2007), de Israel; Tropinota paulae (Leo, 2010), de Cerdeña) y, por otro, la reconsideración del estatus taxonómico de ciertas especies; no obstante, estos estudios no han concernido, hasta el momento, a la representación norteafricana del género.

En su concepción actual, Tropinota, especie-tipo: Tropinota reyi (Mulsant, 1842), sinónimo más moderno de Scarabaeus squalidus (Scopoli, 1763), agrupa a un total de 11 especies y presenta una distribución general europeo-mediterráneo-turánica, con la mayor diversidad específica en el mediterráneo oriental y oriente medio.

Tradicionalmente, la mayoría de los autores admiten tres subgéneros.

Sin embargo, la taxonomía interna del género es difícil de abordar en su conjunto. En efecto, la mayoría de los caracteres propuestos como diagnósticos o discriminantes entre ambos subgéneros a veces son muy sutiles, de difícil apreciación y se encuentran sujetos a alta variabilidad intra e interpoblacional, por lo que sólo resultan válidos si se ponderan de manera conjunta.

La descripción de la especie nueva de Tropinota se basa en un total de 7 ejemplares, 4 machos y 3 hembras, colectados en tres localidades del noroeste de Marruecos (Rif occidental) y conservados en seco. El holotipo macho y 4 paratipos (2 machos y 2 hembras) se han depositado en la colección de entomología del Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid, CSIC, España (MNCN), y 2 paratipos (un macho y una hembra) en la colección J.L. Ruiz, Ceuta.

La descripción del animal, a nivel científico, se transcribe textualmente: longitud total: 12.3 mm. Anchura máxima, situada a nivel de la región humeral de los élitros: 6.5 mm. Aspecto general negro, brillante, con pilosidad escasa que deja ver perfectamente el tegumento en la región dorsal y ventral. Cuerpo robusto, relativamente ancho, aunque con las patas de aspecto grácil, alargadas. Tegumento corporal de color negro, brillante, con microrreticulado muy débil, no enmascarado por la pilosidad, que es fina y de color blanquecino-amarillento, escasa en visión dorsal, sobre todo en los élitros, y más densa en el pronoto y región ventral, fácilmente caediza; las manchas elitrales blancas muy reducidas, casi lineales.

Cabeza negra, estrecha; clípeo con el margen anterior profundamente escotado en curva regular, con los ángulos antero-laterales bien salientes, en ángulo obtuso, casi recto, romos, redondeados en el ápice y ligeramente levantados; márgenes laterales subparalelos en la mitad basal y convergentes hacia delante en la mitad distal, con las mejillas algo elevadas a nivel de las inserciones antenales; disco del clípeo un poco elevado por delante de la unión clípeo-frontal, que no presenta sutura perceptible; frente levemente hundida en el centro. Punteado de la cabeza de aspecto subrugoso, constituida por puntos finos y muy densos, confluentes; los puntos del clípeo un poco más gruesos que los de la frente, con los bordes levantados, de modo que ofrece un aspecto casi reticulado, el punteado frontal más fino y muy denso, más espaciado hacia el vértex y genas. Pilosidad escasa, blanquecina-amarillenta y concentrada en la región frontal (posiblemente perdida en parte por rozamiento).

Ojos globulares y no muy salientes, con el canto ocular estrecho y apenas alcanzando la mitad del ojo. Posee antenas de coloración castaño muy oscuro, casi negro, de diez artejos, con la maza apical constituida por los tres últimos artejos. El aspecto de la hembra es similar al macho, del que se diferencia por escasos caracteres morfológicos externos.

Un trabajo de excepcional envergadura el del investigador del Instituto de Estudios Ceutíes que ha causado sensación en la comunidad científica.

Grandes elogios para el autor del trabajo, por el “hito científico más grande de Ceuta hasta el momento”

La exhaustiva investigación realizada por el decano de Ciencias del Instituto de Estudios Ceutíes ha causado gran sensación en la comunidad científica.

Una documentación extraordinariamente detallada en la descripción del animal, tanto en los machos como en las hembras, ya dejando fuera el hecho del propio descubrimiento.

Otros investigadores, como Francisco Herrera, han puesto de manifiesto la importancia de acreditar una nueva especie, entrando en el “selecto club de aquellos que dejan su nombre escrito en el libro de la ciencia para la eternidad”.

Elogios también para lo que se constituye en “el hito científico más grande de Ceuta hasta el momento”, y también, muy especialmente, “al gesto más generoso, por parte de su autor de darle el nombre del Instituto de Estudios Ceutíes al nuevo animal, en vez del suyo propio, por ejemplo”.

Es para que Ceuta se sienta orgullosa y esté de enhorabuena”, expresa Francisco Herrera Clavero.

Imagen de SeoCeuta

Añadir nuevo comentario